Reflexiones de un periodista

Thursday, November 24, 2005

Harto de ladrillos

Los señores del ladrillo se han propuesto convertir el sur de la Región de Murcia en una especie de megalópolis para guiris. Están tan obcecados por seguir ganando euros a punta pala que tal vez no se han dado cuenta de que, como cualquier mortal, se van a morir y de poco les va a servir su billetera llena cuando sean los cadáveres más ricos del cementerio.

La fisonomía de la provincia está cambiando a pasos agigantados. Se ha desatado la fiebre constructora, sin importar el lugar. A los señores del ladrillo les da igual construir sobre un secarral o sobre un espacio protegido; lo único que les importa es seguir amasando dinero, aunque sea a costa de hipotecar el patrimonio natural de la región, como está ocurriendo en La Manga del Mar Menor.

No soporto este tufillo rancio a modernidad artificial, con palmeras importadas de no sé donde, casas de treinta metros cuadrados que parecen palomares, tapices verdes con agujeros que consumen miles de litros de agua y sobre los que se practica uno de los deportes más aburridos que ha creado el ser humano...y todo ello tiene un precio desmesurado. El precio de privar a una región de una identidad que se ha ido forjando durante generaciones.

Vivo encajonado en un mundo Polaris y me da asco. No puedo evitarlo.

1 Comments:

Anonymous Sylvie said...

Los señores de los ladrillos se desviven por salir en los medios a hablar de sostenibilidad, de beneficios, de crecimiento y de la protección del medio ambiente. Los señores de las palmeras de importación y los cespedes con agujeros se refugian detrás de quienes cultivan la tierra para gritar un "agua para todos". Los señores de las villas, de las casas de colores y los ciudadanos extranjeros dan la cara sólo para mostrar la "poca vergüenza" que tienen.

Se cargaron la primera línea de playa, se les acabó... ahora inventa la primer línea de golf.

12:39 AM

 

Post a Comment

<< Home